Jugo de granada

La granada es una fruta de otoño muy nutritiva procedente de China. Su corteza roja contiene los arilos rojos, la parte comestible de la comida que se puede utilizar para preparar una rica ensalada de frutas o jugo de granada. El extracto de granada es sin duda un zumo de frutas recomendado para aquellos que buscan bebidas ricas en nutrientes y, al mismo tiempo, refrescantes y agradables al paladar.

Cómo preparar el zumo de granada

El primer paso fundamental en la elaboración del zumo es elegir una granada madura y jugosa. El segundo paso es conseguir una licuadora simple o un extractor de jugo frío. En ambos casos hay que tomar primero una granada, cortar con un cuchillo la parte superior o la corona y, finalmente, cortar la piel hasta que llegue a la parte blanca, pero teniendo cuidado de no dañar los arilos con un cuchillo. Luego, dividir el fruto por la mitad, obteniendo dos partes. En este punto, si usas un exprimidor, debes exprimir la granada como si fuera una naranja o un limón. En su lugar, si utiliza un extractor de zumo frío, es mejor cortar la granada en 3 o 4 partes para introducir la fruta en la boca del aparato con mayor facilidad. El resultado del prensado, tanto con un método como con el otro, será un excelente y fresco vaso de zumo de granada. Sin embargo, el prensado en frío tiene una ventaja adicional, ya que mantiene intactas las propiedades nutricionales de la bebida.

De acuerdo con la investigación llevada a cabo por el Departamento de Medicina de la Universidad de Maryland, el extracto de granada también se puede consumir regularmente a diario. Los momentos ideales para tomar el extracto de granada son especialmente temprano en la mañana para el desayuno o en la tarde para una merienda sana y nutritiva.

Los beneficios del zumo de granada

La granada es rica en vitaminas A, B y C. Estos nutrientes, como ha demostrado mucha investigación científica, tienen la propiedad de ralentizar el proceso oxidativo típico de enfermedades como la aterosclerosis. Específicamente, la vitamina C, presente en abundancia en el jugo de esta fruta, la hace particularmente recomendable en presencia de estados gripales o de bajas defensas inmunológicas. Por otro lado, la vitamina A contenida en la granada protege la piel de los rayos UV y también favorece el bronceado.

El jugo de esta fruta también protege los dientes de las caries y forma una capa en la mucosa gástrica gracias a la cual el estómago está protegido y purificado de la presencia de cualquier bacteria. Pero el extracto de jugo de granada también contiene muchos fenoles, que inhiben la producción de la enzima alfa-amilasa y mantienen bajo control el nivel de colesterol y azúcar en la sangre. Los fenoles más importantes presentes en el zumo de esta fruta son el ácido elágico y el ácido gálico, que tienen propiedades antiinflamatorias, vasoprotectoras, antialérgicas y gastroprotectoras. Los fenoles de granada también están indicados para ralentizar la digestión del almidón contenido en productos como el pan, la patata o la pasta. En resumen, al tomar el jugo rico en fenol, se reducen tanto el nivel de glucosa absorbida como la cantidad de esta sustancia liberada a la sangre. Entre otras cosas, el ácido elágico también contrasta con el llamado tenia solium un parásito que puede llegar a nuestros intestinos cuando comemos carne de cerdo mal cocida. Por último, un estudio científico publicado recientemente en “Transitional Oncology” también ha demostrado que la bebida extraída de la granada es eficaz para combatir las células cancerosas y acelerar su destrucción natural. Una vez más, el efecto beneficioso está determinado por el ácido elágico y otras sustancias antioxidantes conocidas como flavonoides.

Contraindicaciones y efectos secundarios

Es importante considerar que el jugo de esta fruta también puede tener algunos efectos secundarios. En primer lugar, los estudios han demostrado que, en las personas que utilizan medicamentos antidepresivos, la bebida obtenida por prensado en frío de la granada puede interferir de forma negativa, incluso si todavía no se han identificado riesgos específicos. En segundo lugar, si se toma demasiado jugo, es posible tener molestias temporales como dolores de cabeza, mareos o incluso problemas respiratorios. En este último caso, siempre es mejor informar a un médico de cualquier síntoma que pueda haber ocurrido para que pueda evaluar si existe o no intolerancia o alergia a la granada.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *