Limpieza facial

La limpieza facial es esencial para eliminar las impurezas de la piel, pero también para que la apariencia de la cara sea más tonificada y joven. Descubramos juntos todo lo que necesitamos saber para una limpieza facial impecable, que le permitirá tener una piel luminosa y libre de imperfecciones.

Limpieza facial: un buen hábito diario

Limpiar la piel a fondo todos los días le permitirá tener una tez radiante y uniforme y, al mismo tiempo, le ayudará a combatir la formación de impurezas e imperfecciones antiestéticas. Una limpieza aproximada, por otro lado, no podrá evitar que los poros de la piel queden bloqueados por el exceso de sebo, residuos de maquillaje y polvo. Esto hace que aparezcan en la piel comedones (también conocidos como puntos negros), pequeños quistes superficiales (también conocidos como puntos blancos), granos, manchas en la piel, etc.

¿Qué productos deben utilizarse para mejorar el aspecto de la piel?

Si se utilizan productos ad hoc, además de prevenir la aparición de las imperfecciones mencionadas anteriormente, también será posible reducir los signos debidos al proceso de envejecimiento de la piel (surcos, pérdida de elasticidad, etc.): en este sentido recomendamos el uso de aceites esenciales (como la salvia claria, el hinojo y la rosa de perro) que se aplicarán inmediatamente después de la limpieza. Alternativamente, también es posible utilizar hidrolatos, es decir, aguas perfumadas obtenidas de la destilación de las distintas partes de las plantas. Estas aguas, dependiendo de la planta específica de la que proceden, producen una serie de beneficios para la piel. Por ejemplo, aquellos que tienen una piel que tiende a estar seca y por lo tanto expuesta a un mayor riesgo de agrietamiento, pueden utilizar el hidrolato a base de azahar, que tiene una valiosa acción hidratante y suavizante. Para las pieles hipersensibles, se recomienda el uso de agua perfumada a base de manzanilla alemana o melisa, que produce un efecto calmante y puede contrarrestar cualquier inflamación en curso (piense, por ejemplo, en la urticaria). Las personas que sufren de cuperosis, una dermatosis crónica caracterizada por un enrojecimiento intenso de la cara, deben confiar en el agua aromática a base de cistolia, que es capaz de reactivar la microcirculación. Por último, para las pieles grasas y grasas, se recomiendan los hidrolatos de acción purificante y seborreguladora, con el fin de evitar la formación de puntos negros, manchas blancas y poros dilatados.

Limpieza facial diaria

Si desea realizar una limpieza facial óptima , proceda de la siguiente manera:

  • todas las mañanas, después de levantarse, limpiar bien el rostro para eliminar el exceso de sebo y permitir que los productos dermatológicos y/o cosméticos produzcan sus efectos beneficiosos de forma más eficaz. Para ello se puede utilizar un jabón eco-bio o, alternativamente, una mezcla de agua tibia y almidón de maíz que se aplica sobre el rostro frotando suavemente. Una buena solución para la limpieza matutina también está representada por los hidrolatos, que hemos discutido en el párrafo anterior;
  • desmaquillarse todas las noches antes de acostarse: esta práctica es esencial para tener una piel tonificada, joven y antiestética. La limpieza nocturna se puede realizar con algodón hidrófilo sobre el que se deben verter previamente unas gotas de aceite vegetal: basta con golpear el rostro y, en particular, el contorno de los ojos para obtener un resultado eficaz. Si tiene una piel delicada e hipersensible, le recomendamos que opte por el aceite de coco.

Frotar y mascarilla facial

Otros dos buenos hábitos a adoptar son los siguientes:

  • realizar una limpieza facial una vez a la semana: se trata de la aplicación de un producto de efecto exfoliante destinado a eliminar las células muertas de la piel, con el fin de estimular la renovación celular, la liberación de poros y la tonificación de los tejidos. Gracias a la exfoliación es posible hacer la piel más brillante, más suave al tacto y darle un aspecto saludable. El exfoliante también puede prepararse en casa con ingredientes naturales: piense, por ejemplo, en café, azúcar de caña o harina de coco: basta con mezclar el ingrediente elegido con el aceite evo para obtener una preparación natural de exfoliante y listo para usar
  • .

  • aplicar una mascarilla purificante: un par de veces a la semana es aconsejable aplicar una mascarilla con ingredientes naturales, lo que ayuda a dar brillo y tonicidad a la piel, a la vez que la priva de exceso de sebo. Una de las más eficaces es la basada en arcilla verde o blanca para mezclar con una infusión de bardana ( Arctium lappa), una planta herbácea especialmente indicada para combatir las impurezas de la piel. Cualquier tipo de mascarilla, recuerde que debe aplicarse sobre la piel perfectamente limpia y seca, evitando que entre en contacto con el contorno de los ojos. Por último, hay que decir que es necesario dejar el compuesto en su lugar durante al menos 15 minutos y luego enjuagar bien con agua.

Pequeños detalles y una cierta regularidad en los tratamientos faciales le permitirán tener una piel sana y joven!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *