Sistema fotovoltaico

sistema-fotovoltaicoGracias al sistema fotovoltaico es posible abastecer de energía eléctrica a su hogar obteniendo un considerable ahorro en sus facturas y contribuyendo al mismo tiempo a la protección del medio ambiente. Pero, ¿qué es exactamente un sistema fotovoltaico? ¿Cómo funciona el sistema? ¿Cuáles son las ventajas que determina su instalación? ¿Existen exenciones fiscales? Averigüemos juntos todo lo que hay que saber.

Qué es un sistema fotovoltaico

Un sistema fotovoltaico es un sistema eléctrico compuesto por una serie de módulos fotovoltaicos que utilizan la energía solar para generar electricidad. Se caracteriza por la presencia de un campo fotovoltaico, es decir, el conjunto de todos los paneles del sistema que están conectados eléctricamente entre sí y que tienen la función de recoger energía solar. La ley establece que los paneles se conectan a un interruptor de desconexión gracias al cual será posible, si es necesario, desconectar el sistema (en el caso, por ejemplo, de que se produzcan intervenciones en la red o picos de tensión). Al comprar un sistema fotovoltaico, es importante asegurarse de que está hecho de material de calidad. Puede elegir entre módulo monocristalino, módulo policristalino y silicio amorfo. Las células monocristalinas, cuya eficiencia varía según la pureza, están hechas de un solo cristal de silicio. El módulo policristalino, sin embargo, se obtiene por la fusión de cristales de silicio. Ambos módulos tienen una potencia media de 150-180 vatios y un peso inferior a 20 kg. El módulo de silicio amorfo es más flexible pero con una menor producción eléctrica.

Las ventajas de la energía fotovoltaica

El uso del sistema fotovoltaico para producir energía debe considerarse una inversión. El dinero gastado se puede recuperar fácilmente en 6 años. Para aprovechar todas las ventajas de este tipo de sistemas, es necesario recurrir únicamente a empresas certificadas que utilicen materiales de calidad y, sobre todo, no contaminantes. Sin embargo, debemos tener cuidado con las soluciones especialmente económicas o sin garantía. Desde este punto de vista, es aconsejable elegir sistemas fabricados en Italia o al menos de producción europea. En particular, las certificaciones KIWA e IFI son una garantía de la ausencia de materiales peligrosos, tóxicos y peligrosos para el medio ambiente. Las principales ventajas del sistema fotovoltaico también incluyen:

  • la producción autónoma de energía, ahorrando así dinero en la factura;
  • el aumento del valor del inmueble: este último se define teniendo en cuenta la potencia del sistema fotovoltaico instalado, la cantidad de energía generada y el coste de la propia energía;
  • la protección del medio ambiente, ya que se utiliza energía limpia y no contaminante. En particular, por cada kWh producido – gracias al uso de un sistema fotovoltaico – es posible ahorrar una emisión de unos 700 gramos de CO2 al medio ambiente;
  • cuando se opera sobre una base de intercambio con la red eléctrica local, la energía ya no se intercambia, sino que se introduce y, por lo tanto, se recibe una contribución. En otras palabras, también puede ganar dinero.

Beneficios fiscales

Hasta el 31 de diciembre de 2018, la instalación de sistemas fotovoltaicos permite una deducción fiscal del 50%. En la práctica, el Estado ofrece la posibilidad de reducir a la mitad los costes devolviendo la mitad de los costes en que haya incurrido el usuario. Obviamente, esta devolución no se realiza por transferencia bancaria, sino gracias a las exenciones fiscales que se extienden a lo largo de 10 años desde el año de instalación del sistema. Estos incentivos están dirigidos únicamente a individuos, condominios o miembros de cooperativas. Las empresas no pueden beneficiarse de estas deducciones. Para este último, de hecho, es posible aprovechar la superamortización del 130% si el sistema se califica como un activo fijo móvil con un coeficiente de amortización normal del 9%. Los condominios y hoteles, por su parte, se beneficiarán de una deducción del 75% hasta 2021 en el caso de la instalación de sistemas fotovoltaicos y sistemas de almacenamiento para el suministro de las partes comunes como, por ejemplo, el ascensor.

Precios de los sistemas fotovoltaicos

El coste de una instalación fotovoltaica varía en función de varios factores, como el tamaño, la calidad del material utilizado y los costes de instalación aplicados por la empresa a la que se recurre. Según la información facilitada por la Agencia Internacional de Energías Renovables, los precios de los paneles fotovoltaicos están bajando, un 70% menos que en 2009. Un dato interesante que pone de relieve la conveniencia de los sistemas fotovoltaicos en comparación con las fuentes de energía convencionales. La manera más fácil de tener una determinación precisa de los costes es recurrir a profesionales del sector que podrán ayudarle a elegir la opción que mejor se adapte a sus necesidades, tanto logísticas como presupuestarias.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *